Inicio Blog Declarar mis clases de Yoga con una LLC

Declarar mis clases de Yoga con una LLC

0
Declarar mis clases de Yoga con una LLC

Hoy en día son muchas las personas que deciden dar clases en su domicilio, a domicilio o en parques, las cuales no suelen declarar nada a Hacienda o a Seguridad Social, lo que suele ser un gran error. Es por este motivo que te queremos dar información sobre declarar mis clases de Yoga con una LLC o como autónomo, ya que es un aspecto realmente importante que no se debe de pasar por alto.

Lo cierto es que no se necesita tener una LCC company en español para estos casos, ya que puedes dar clases particulares como autónomo, motivo por lo que una de las primeras cosas que un autónomo debe de saber es cuáles son las obligaciones que va a tener.

¿Tengo que declarar si doy clases de Yoga?

Está claro que la diferencia que hay entre una actividad profesional y una actividad empresarial es que la primera se desarrolla en base a los conocimientos de la persona que está realizando la actividad, sin la necesidad de contar con una infraestructura o cualquier tipo de medios adicionales; mientras que la actividad empresarial, por otro lado, si requiere de una estructura de negocios que cuenta con ciertos bienes.

Por ejemplo, el caso de una academia entraría dentro de actividad empresarial, ya que necesita de un inmueble que esté dotado de todo lo que se necesita, además de la función que cumple el instructor o el profesor. EL problema es que no se puede dar de alta una academia en un domicilio así nada más. En primer lugar, se necesita tener un permiso del propietario, ya que el contrato recogerá que el destino del inmueble es la vivienda y no un local comercial. Incluso aunque el propietario accediera, podría haber problemas con los vecinos.

Además de los mencionado anteriormente, para darse de alta como una academia se necesita tener todas las licencias que se exigen a los locales comerciales. Es por esto que si vas a dar clases de yoga lo mejor es darte de alta como profesional. Esto te va a permitir trabajar en cualquier parte, tanto en tu domicilio, en el de alguien más o en cualquier lugar.

 De esta forma, para poder declarar mis clases de Yoga, tienes que saber que, al impartir las clases a personas físicas no profesionales, entonces los ingresos en realidad no están sujetos a retención y tampoco aplicaría para IVA siempre y cuando la formación sea reglada. Esto simplemente implicaría que se tienen que presentar los pagos a cuenta trimestrales y declarar los ingresos y gastos en el Impuesto sobre la Renta anual.

Lo cierto es que en estos escenarios esta sería la opción más sencilla, además de que sería la indicada, por lo que sin duda alguna ahora ya debes de tener más claros cuáles son los pasos que tienes que seguir.

¿Las clases online de Yoga tienen que declarar?

La clave aquí está en que se debe de saber distinguir entre un servicio de enseñanza impartido a través de una red electrónica y de un servicio que se presta por internet. Saber distinguir entre uno y otro es uno de los aspectos que determinan si aplica o no la exención de IVA.

Según describen, un servicio de enseñanza que es impartido desde internet es cuando un profesor a través de una plataforma, como Skype, brinda una clase; mientras que un servicio de enseñanza que se brinda por internet es aquel que consta de la retransmisión de contenido a través de un equipo electrónico. Es decir, los cursos de formación online de contenido grabado que los estudiantes pueden reproducir cuando lo deseen.