Ashtanga yoga

Entre los tipos de yoga más retadores e increíbles que existe, el Ashtanga Yoga se posiciona en primer lugar. Esta disciplina se introdujo en el año 1975 por Sri K. P y se basa específicamente en posturas que se deben llevar a cabo en orden debidamente establecidos.

Cada serie de ejercicios en el Ashtanga yoga se ejecuta fluida y estructuradamente, cosa que implica que la persona se mueva de manera rápida en cada uno, manteniendo la respiración en un ritmo determinado.

¿Cómo se dividen las clases?

Debido a que esta modalidad de yoga está predefinida de manera completa, las clases se dividen de la siguiente manera:

  1. Posturas e inicio.
  2. Posturas principales.
  3. Posturas para estirar el cuerpo.
  4. Final.

Debes saber que las series de inicio son llevadas a cabo con diez saludos al sol y otras posturas sostenidas. Las principales son específicamente seis y se repiten, pero estas son escogidas por cada yogui.

El Ashtanga yoga requiere practica y concentración, así que debes tener eso en cuenta al momento de adentrarte en este nuevo universo. Recuerda que cada práctica tiene su serie y se ejecutan a un ritmo establecido; no te preocupes si al principio no lo haces muy bien, pues tu yogui te supervisará y tú ayudará.

Beneficios del Ashtanga Yoga en la concentración

Ashtanga yoga

Este modo de yoga cuenta con muchos beneficios, dentro de los que resalta la rapidez de las asanas, pues es una actividad cardiovascular que aumenta considerablemente la resistencia física de las personas.

En este sentido, aumenta las características cardiovasculares, aumentando el ritmo cardíaco y estimulando la salud del corazón. También es perfecto para las personas que desean quemar grasa, pues cuenta con movimientos muy rápidos y sin ningún tipo de pausa.

Asimismo, fomenta un desarrollo superior de concentración, cosa que ayuda a que las personas sostengan un ritmo establecido de respiración durante los movimientos. Por otra parte, tonifica y fortalece la mayoría de los músculos del cuerpo. Otorga coordinación y equilibrio.

Sin lugar a dudas, el Ashtanga Yoga es una práctica realmente recomendable para el mundo entero, pues sus beneficios en la salud física y mental son realmente increíbles. De este modo, no debes dudar más, ¡Sumérgete en esta modalidad!

Si todavía tienes dudas, ¡conoce quién puede practicar este tipo de yoga!

Ashtanga yoga

Si deseas un nivel mucho más avanzado y estructurado, el Ashtanga Yoga es perfecto para ti. De esta manera, es recomendable para las personas que llevan mucho tiempo practicando yoga, que conocer la mayoría de las asanas tradicionales y que ejercen una gran practica en cada una.

Si te interesa el yoga Ashtanga, pero te preocupa un poco lo rápido de cada movimiento, debes tener en cuenta que no importa la velocidad, en realidad se toma en consideración la continuidad con la que conectas las asanas.

También es preciso que sepas que las principales posturas necesitan que la persona tenga resistencia física y mucha fuerza en los brazos.

En este sentido, si tienes mucho tiempo sin practicar yoga y nunca has hecho Ashtanga, probablemente no te adaptes al principio. Sin embargo, puedes probar. Ten en cuenta que es ideal para los que buscan propósitos altos en cuando a la meditación.

Ahora bien, si ya eres todo un yogui, cuentas con destreza muscular y fuerza para realizar cualquier tipo de postura, entonces es preciso que busques un estilo mucho más retador que ponga tu talento a prueba.

¡No esperes más! Es momento de practicar el Ashtanga Yoga, te sumergirás en un increíble mundo de nuevas posibilidades que te harán conocer la paz mental y espiritual que has estado buscando durante mucho tiempo, así como también te pondrás en excelente forma física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *