Vinyasa yoga

El vinyasa yoga es un tipo de yoga que se realizar con el fin de mantener la respiración y la postura. En teoría, “Vinyasa” significa “movimiento. En esta modalidad, debes sincronizar todos movimientos.

Para definirlo, se debe decir que el vinyasa yoga es una meditación que se realiza en movimiento, es un método muy particular de los estilos dinámicos que tiene el yoga.

Este término nació por el yoga Korunta, atribuido a Vamana Rishi, un sabio de la práctica. Según la historia, antes no se llevaba a cabo esta asana sin el famoso vinyasa.

El movimiento respiratorio, también conocido como Vinyasa yoga, prepara a los practicantes para cada postura, es decir, funciona como hilo que fluye entre la respiración y los movimientos.

Ahora  bien, el vinyasa yoga se debe realizar de manera lenta y consciente, vigilando la respiración y el movimiento, manteniendo la concentración y la atención consciente en las prácticas y el momento exacto.

Muchos definen al vinyasa yoga como el movimiento interno de la respiración y el movimiento del cuerpo.

Beneficios del vinyasa yoga

El vinyasa yoga cuenta con excelentes beneficios que hace un trabajo increíble a nivel físico y mental. A continuación, hablaremos un poco más de esto:

Beneficios mentales

  • Estabilidad emocional: la conexión con el yo interno nos ofrece una perspectiva más específica de la vida y extiende de manera correcta la atención, la memoria y la concentración.
  • Paz: tolerancia, tranquilidad y absorción, este es el estado que genera.
  • El Autoreconocimiento es desarrollado con el vinyasa yoga tras comprender las funciones de la mente, gracias a la observación del cuerpo y la respiración profunda.
  • Concentración: la penetración de estas posturas extiende y profundiza la memoria, la atención y la concentración.

Beneficios físicos

Vinyasa yoga

  • Postura: la flexibilidad y el tono se equilibran, estableciendo una postura totalmente erguida sin ningún tipo de esfuerzo.
  • Energía: la relación profunda y el funcionamiento glandular proveen un estado calmado y fresco.
  • Fuerza: los ejercicios del vinyasa yoga fortalece el cuerpo, logrando tonificar todos sus músculos.
  • Resistencia: la práctica aumenta la capacidad de trabajar.
  • Salud: estado de bienestar permanente con el que se experimenta que el cuerpo y la mente se equilibran totalmente.
  • Flexibilidad: los cuerpos jóvenes se mantienen y establecen el estiramiento adecuado.

¿Te interesa una clase de vinyasa yoga? ¡Mira este ejemplo de clase!

Vinyasa yoga

  1. Empieza con la postura de la montaña, es decir, el básico Tadasana de pie.
  2. Inhala profundamente y mueve el cuerpo con la pose del presidente.
  3. Flexiona el pie hacia adelante y exhala lentamente.
  4. Tu pierna izquierda ponla atrás e inhala.
  5. Exhala y ahora gira la pierna izquierda, realiza la posen del ángulo lateral extendido.
  6. Mantén la posición y respira adecuadamente.
  7. Exhala al tiempo que te mueves en la pose del triángulo.
  8. Continúa con el proceso e inhala.
  9. Exhala y gira hacia el interior, al tiempo que estirar la pierna derecha.
  10. Inhala y dóblate en la pose estocada.
  11. Exhala y muévete debidamente con la pose de perro hacia abajo.
  12. Continúa con la pose e inhala.
  13. Exhala y ahora realiza la pose de extremidad ocho.
  14. Inhala y realiza la actitud de cobra.
  15. Exhala y vuelve a realizar la pose del perro a la baja.
  16. Inhala e inclínate hacia adelante, en la medida que tu pie se levanta en una flexión.
  17. Sigue flexionándote hacia adelante mientras exhalas.
  18. Inhala y, para finalizar, realiza la postura de la montaña.

Como verás, es una clase sencilla que no requiere de mucho esfuerzo, lo que significa que cualquier persona puede practicar el vinyasa yoga.

Esta entrada fue publicada en Posturas
Añadir esta entrada a favoritos Vinyasa yoga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *