Poses de yoga

Con el paso de los años, el yoga ha sido reconocido como una práctica oriental que ha logrado popularizarse por los beneficios que le otorga a la mente y al cuerpo. En esta práctica, se unen los siguientes elementos: poses de yoga, secuencias de posturas y la respiración.

En teoría, existen muchísimos tipos de yoga, sin embargo, en esta oportunidad te hablaré un poco más de los beneficios de las poses de yoga y te presentaré las tres básicas de la práctica. ¿Listo? ¡Empecemos!

Beneficios de las poses de yoga

Las poses de yoga, también conocidas como asanas, son una forma de lograr el bienestar mental y físico que tanto se busca por medio de la concentración, esto no tiene nada que ver con lograr un fin egoísta, como muchos piensan.

Las poses de yoga se basan en la concentración y el equilibrio, utilizando la respiración en cada movimiento para lograr el cometido que beneficie nuestro cuerpo y nuestra mente.

Por medio de las poses de yoga podemos escuchar lo que nuestro cuerpo nos quiere decir, pero para ello debemos prestarnos atención y comprender cómo evolucionan las posturas en la medida que interactúan con nuestro cuerpo.

Sin lugar a dudas, las poses de yoga nos benefician al darnos la certeza de que nuestro cuerpo puede hablar. También nos ayudan a entendernos mejor, a alcanzar el equilibrio de cuerpo y mente que tanto buscamos.

3 poses esenciales

En yoga existen tres poses o posturas que debes conocer, pues forman parte de las principales y seguro te beneficiaras mucho con ellas. Estas son:

Adho Mukha Svanasana

poses de yoga

Básicamente, es una postura de transición y descanso que requiere mucho tiempo dentro de la práctica hasta que nuestro cuerpo se acostumbre a realizarla de manera correcta. Es ideal para fortalecer la espalda, los brazos, las piernas y los hombros.

Esta asana nos ayuda a aliviar el estrés, la fatiga y el insomnio, así como también energiza nuestro cuerpo. También mejora la digestión y alivia los dolores de estrés. Aparte, sirve para enraizarnos y conectarnos con la tierra por medio de los pies y las manos.

Postura de la cobra, también llamada: Bhujangasana

poses de yoga

La Bhujangasana es otra de las posturas de yoga que más se utilizan en la práctica. Esta asana es realmente interesante porque nivela la energía sexual con la umbilical. Asimismo, es ideal para reforzar la parte baja de la espalda, deshacer la tensión de dicha zona y flexibilizar nuestra columna.

Si se realiza esta asana con frecuencia, podrá masajear los órganos femeninos, fortalecer y revitalizar nuestro cerebro, mejorar la concentración y darle más resistencia a nuestro cuerpo para evitar el estrés, pues esta pose combina la tensión y la relajación en diversas intensidades.

Tadasana

La Tadasana o postura de montaña, suele parecer muy sencilla al principio, pues a simple vista es como si estuvieses de pie con los brazos extendidos y nada más. Sin embargo, esta asana requiere mucho autoconocimiento corporal.

Al realizar esta pose, los musculas de los brazos y la columna se involucran, juntando todo sin contraer los hombres. Esta postura es ideal para concientizarnos del apoyo que son nuestros pies y de los desequilibrios que podemos experimentar en la espalda y cadera, así como también nos enraíza a nuestra madre tierra.

En teoría, esta sí es la pose principal en el yoga, pues es prácticamente la primera que tu instructor te enseñará. Créeme que no es difícil, pero si es un poco compleja por lo que deberás concentrarte al máximo y dar todo de ti.

Esta entrada fue publicada en Posturas
Añadir esta entrada a favoritos Poses de yoga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *