Saltar al contenido

¿El yoga mejora la vida sexual?

octubre 22, 2020
Yoga y sexo

El yoga se ha convertido en una poderosa disciplina para solucionar los desequilibrios emocionales, mentales y físicos. No por nada es una actividad sumamente demandada en los últimos años. Pero, ¿el yoga mejora la vida sexual realmente?

La respuesta corta es: sí, aunque con sus respectivos matices que valen la pena conocer. Se ha comprobado que la actividad sexual se ve beneficiada por las posiciones realizadas en el yoga, aumentando los niveles de satisfacción e interacción en la cama. Lo que ha posicionado a la disciplina como una de las recomendadas.

Yoga, ¿qué saber?

Antes de mencionar el efecto de la actividad en las relaciones sexuales, retrocedamos un poco y conozcamos las nociones básicas. Es una disciplina que involucra cuerpo y mente de las más antiguas que existen, dividiéndose en diferentes ramas.

La premisa inicial del yoga es trabajar cuerpo, mente y emociones para aliviar íntegramente el bienestar personal de las personas. Los beneficios son bien conocidos, como: prevención de las enfermedades cardíacas, reducción de los síntomas de la depresión y alivio de los dolores de espalda y músculos.

Yoga beneficia al sexo

También hay que mencionar la capacidad de esta disciplina, si se realiza correctamente, para mejorar la mentalidad de una persona. Es cuestión de consecuencia: una mente clara, es una mente centrada. Mientras que el cuerpo respectivamente aumenta su capacidad para afrontar otras actividades, como las relaciones sexuales.

Yoga y las relaciones sexuales

Lo anterior suena muy bien, ¿pero realmente el yoga mejora las relaciones sexuales? Bien, empecemos desde el principio para entrar en contexto. Los movimientos realizados en el yoga, los cuales son de exigencia física, te beneficiará en la cama, sobre todo para sentirte cómoda y relajada.

Seguramente te ha pasado que estás en medio de relaciones sexuales excitantes y de repente un movimiento te impide seguir disfrutando de la muy placentera actividad. Dado que tu cuerpo no cumple con la exigencia de ciertas posturas sexuales.

Por otro lado, el yoga tiene un impacto que no suele valorarse, como el aumento exponencial de la libido –que es sentimiento de placer en las personas, como relaciones sexuales–. Es decir, hacer yoga te ayudará a sentirte más deseada, placentera y mejorar la lubricación gracias a que la sangre se mantiene en constante movimiento.

También hay otros beneficios que influyen directamente en las actividades sexuales, como el desarrollo personal para saber qué es lo que realmente te satisface en la cama y el autoconocimiento, para descubrir zonas erógenas que intensifican los orgasmos en la cama.

Cómo puede ayudar el yoga en el sexo

El yoga es una actividad que puede ayudar de diferentes formas, pero hemos decidido mencionar las más relevantes e importantes para comprender el panorama.

Alivia la mente

La meditación es uno de los pilares fundamentales de la milenaria disciplina de cuerpo y mente. Los beneficios se traducen en mayor claridad y capacidad de concentración, lo que te permite concentrarte en medio de las relaciones sentimentales. Por otro lado, una mente sana, como mencionamos, es capaz de redescubrirse por completo, identificando zonas más placenteras que otras. Necesario para el sexo.

Yoga beneficia al sexo

Potencia el cuerpo

Las posturas de yoga, también conocidas como asanas, son más que unas complicadas poses para hacer lucir bien a la actividad. No, estas tienen sus beneficios que son recomendados por los profesionales. Como aumentar la flexibilidad, potenciar los músculos e incrementar la energía y resistencia en las relaciones sexuales.

Reconciliación con nuestro cuerpo

Seamos sinceros, a todos nos ha afectado alguna vez que nuestro cuerpo repentinamente gana algunos kilos. O que nuestro abdomen no se encuentre tonificado. Eso, queramos o no, influye en las relaciones sexuales. Pero, afortunadamente, el yoga es una actividad para reconciliarnos con nosotros mismos.

Es recomendado para dejar a un lado los miedos e inseguridades que influyen negativamente en las relaciones sentimentales, especialmente con parejas sexuales, como escorts en Sevilla. También se ha comprobado que posee un inmediato efecto en el aumento de la libido, lo que te hará aumentar las sesiones sexuales.

Innovación en la cama

Vamos, que uno de los principales motivos por lo que el yoga aumenta las actividades sensuales en términos de placer es por la disposición a usar las posturas como sustitutos en la cama de las tradicionales de toda la vida, como misionero y perrito.

Conocer las diferentes posturas de yoga te ayudará no solo a ser más flexible, dinámico y resistente, también convertirá a las relaciones monótonas en una actividad placentera, original y divertida. Imagina usar una postura y acabar con los orgasmos.

Posturas de Yoga para el sexo

Y ya que estamos hablando sobre posturas de yoga que incrementan la satisfacción, te recomendaremos algunas que debes probar sí o sí con tu compañero o putas en Sevilla. Sobre todo para las parejas que deseen renovar su actividad en la cama. Los años de casados, o en pareja, no son una excusa.

Postura del gato

La postura del gasto es de las más beneficiosas cuando hablamos del cuerpo humano. Tenemos unos beneficios como: mayor flexibilidad, aumento de la resistencia en la columna e incremento de la relación. La posición es una gran variación para la de cuatro patas, o la de perrito, donde la espalda debe estar alineada y los muslos bien arriba. Si se realiza correctamente, notarás una considerable mejora en la actividad, también en tu estado de ánimo.

Bebé alegre o Feliz

Si crees que el misionero es la mejor posición para tener buenas relaciones sexuales, te equivocas. Esta postura es la que se está convirtiendo en una maravillosa tendencia tanto por la innovación. La mecánica es la siguiente: acuéstate sobre la cama, o una superficie como la mesa, levanta las piernas abiertas hacia los laterales y luego toma los dedos de los pies. Cuando logres engancharte, desliza hacia la esquina de los laterales, dejando tu vagina a la intemperie para ser penetrada.

Pose del puente

Tenemos otra grandiosa postura de yoga para mejorar al sexo que ha sido tendencia entre las parejas. Aunque, eso sí, tiene su grado de complejidad. Lo principal es acostarse sobre una superficie, boca arriba y empezar colocando las piernas en cuclillas, luego levantar las caderas, la espalda y finalizar con las manos. Cuando hayas conseguido una forma de puente, entonces tu pareja puede comenzar a penetrar.

Posturas de yoga para el sexo